compañia de seguros

Es muy probable que te hayas visto en la situación de tener que cambiar de compañía de seguros. Ésto suele ser por diferentes causas, mejora de precio, cambio de coberturas, insatisfacción con el trato recibido… o que te hayan impuesto la contratación con alguna entidad asociada a una hipoteca…

Lo primero que debemos de tener en cuenta es que según la Ley de Contrato de Seguro, el tomador del seguro tiene que notificar por escrito el cambio a la compañía con una antelación de al menos 2 meses.

Artículo 22, 

La duración del contrato será determinada en la póliza, la cual no podrá fijar un plazo superior a diez años. Sin embargo, podrá establecerse que se prorrogue una o más veces por un período no superior a un año cada vez.

Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de dos meses de anticipación a la conclusión del período del seguro en curso.

Siempre que sigamos la ley, no va a haber ningún problema.

Si, por el contrario, se notifica el cambio con un tiempo inferior a dos meses, nos podemos encontrar con varios casos, dependiendo de la compañía, calidad del cliente, la póliza…

– La compañía actual puede reclamar judicialmente ese cambio para tratar de revertirlo, por no haberse comunicado dentro del plazo de 2 meses establecido por la Ley. Esto significa que habría que realizar una gran cantidad de trámites, con sus respectivos costes, devoluciones de recibos, papeleos… y además puede llegar a suponer la duplicidad de la póliza para un mismo producto (coche, hogar, moto…) con las complicaciones que puede acarrear este asunto en caso de siniestro.

– Algunas compañías envían una carta informativa indicando que ha realizado el cambio fuera de plazo. Esto se hace principalmente para presionar al cliente para que mantenga la póliza con ellos

La compañía de seguros o el mediador de seguros en cuestión suelen ponerse en contacto con el cliente para investigar los motivos del cambio y hacer una oferta que convenza al cliente para permanecer con ellos, lo que nos suele descontentar como clientes, ya que nos sentimos engañados durante todo el tiempo que nos han estado manteniendo las condiciones de la póliza anterior.

– Otra opción es que la compañía de seguros deje pasar el tema porque el esfuerzo y los costes que supondrían la reclamación judicial.

Algunas compañías de seguros notifican al cliente con esos dos meses el vencimiento y la posible renovación de la póliza, ya que están obligados a comunicar cualquier modificación en las condiciones de la póliza con tiempo suficiente como para que podamos tomar decisiones y estemos informados de los plazos a seguir.